El Destacado

Berni se cruzó al aire con los colectiveros que lo golpearon y le pidieron perdón

Publicado abril 11, 2023 por databonaerense - 252 visitas

Jorge Galeano y Jorge Cerda se expresaron arrepentidos por haber agredido al ministro de Seguridad bonaerense, quien dijo que “los entendía” por la reacción.


Ocho días después de la agresión que sufrió, Sergio Berni se cruzó al aire en un programa de radio con los colectiveros que lo atacaron a golpes, quienes le pidieron perdón por esa reacción. Frente a esto, el ministro de Seguridad bonaerense aceptó sus disculpas y reconoció: “No hice la denuncia porque entiendo la situación”.

“Me siento mal con todo esto. Lastimé a mi familia con esto. No soy así, soy una persona de trabajo. No sé cómo pedir disculpas”, expresó Jorge Galeano, uno de los colectiveros imputados por haber golpeado a Berni. “Fueron 10 segundos en los que pasó lo que pasó y después me sacaron de ahí. Todavía no lo puedo entender”, agregó.

Luego, reconoció que fue él quien le dio la trompada que le rompió la nariz al funcionario. “Estoy muy mal, no lo puedo creer. Todas estas noches no pude dormir bien. Cometí un error y esto no puede volver a pasar, con violencia esto no se arregla”, reflexionó en declaraciones a Radio Mitre.

En la misma línea se manifestó Jorge Cerda, el segundo chofer involucrado en el ataque, quien reconoció que ese día, tras el crimen de Daniel Barrientos de un disparo, “se nos soltó la cadena y yo me desconozco”. “Jamás pensé en levantarle la mano a alguien y desmiento a cualquier programa de televisión en el que se haya dicho que somos violentos. Somos personas trabajadoras que amamos lo que hacemos”, sostuvo el trabajador.

Frente a esto, Berni, que también estaba al aire, aceptó rápidamente las disculpas y dijo que entendía la reacción que tuvieron ese día. “Es una obligación (aceptar las disculpas), como ser humano y como cristiano. Los que me pegaron fueron muchos más que dos, pero yo no tengo rencor. Hice lo que tenía que hacer en este momento, donde el principal reclamo de todos los sectores hacia la política es la disociación que existe entre la política y los problemas de la gente. Y están hablando con un ministro que está donde están los problemas. Si tuviera que pasar por lo mismo nuevamente, lo haría”, señaló.

Tras ello, Galeano y Cerda se dirigieron al ministro. El primero, de remera azul y con un tatuaje en el brazo derecho el día del ataque, expresó: “Quiero pedirle de corazón mil disculpas. Estoy a disposición de lo que usted necesite y de la Justicia también. En ningún momento me voy a esconder ni a esquivar nada. Estoy a su plena disposición y le pido disculpas en nombre mío, de mi familia, de mis vecinos y compañeros. Esto no debe volver a pasar. Quiero un país más tranquilo y que mis hijos vivan bien. Solamente queremos un poco de seguridad para los ciudadanos. Le quiero extender la mano y si quiere que vaya personalmente, no hay problema”.

A continuación, Berni contestó: “Les agradezco a los dos compañeros trabajadores por este acto sincero. Mis disculpas fueron desde el mismo momento. Jamás generé nada y, como dije, nunca voy a hacer la denuncia, porque entiendo esta situación. Cada vez que matan a un bonaerense siento yo la obligación de disculparme ante los 17 millones de bonaerenses que nos confían el trabajo de todos los días en una provincia donde lamentablemente nos matan a dos personas todos los días. Trabajo todos los días para resolver esto”.

Luego, intervino Cerda, que manifestó: “Ante Dios, también le pido disculpas. Fue un momento de euforia en el que me quise sumar en el tumulto y me pongo del lado de él. Sé que hacen hasta lo imposible y que el sistema de violencia ha crecido un montón y que a veces no dan abasto los patrulleros y policías. Espero que me puedas disculpar y poder llegar a una conciliación. Fue un error mío haber estado ahí y haberle levantado la mano. No se lo haría a ningún argentino. No somos violentos, somos personas tranquilas”.

Finalmente, el funcionario de Axel Kicillof reconoció el gesto y respondió: “Nunca voy a esconderme atrás de los escritorios ni voy a gobernar por Twitter”.